Consejos para una adecuada alimentación complementaria

Septiembre 18, 2019

La lactancia materna exclusiva y posteriormente una alimentación complementaria adecuada mejoran el adecuado crecimiento de los niños, disminuyen el riesgo de infecciones y mejoran el desarrollo neurológico. En el primer año de vida el cerebro tiene la mayor velocidad de crecimiento y la desnutrición puede tener secuelas anatómicas, funcionales y metabólicas.

A continuación unas técnicas de alimentación perceptiva para tener en cuenta durante este proceso:

 

  • Alimentar a los lactantes directamente, asistiendo a los niños más grandes durante la alimentación.

  • Identificar y responder adecuadamente a sus signos de hambre y saciedad.

  • Mantener contacto visual durante la alimentación y hablar con el niño, recordar que el momento de comer es un momento de aprendizaje y amor.

  • Alimentelo despacio y pacientemente.

  • Animar a los niños a comer sin forzarlos ya que por el aprendizaje asociativo estas experiencias negativas durante la alimentación pueden generar conductas alimentarias negativas, si los niños rechazan los alimentos se debe intentar varias combinaciones, sabores, texturas y métodos positivos que lo animen a comer.

  • Recuerde que no está recomendado el uso de pantallas en menores de 3 años ya que pueden afectar el desarrollo cognitivo y emocional del lactante generando ansiedad cuando no se les permite usarlas, en especial durante las horas de comida.

 

Tips para elegir y los alimentos:

 

  • Los alimentos regionalmente disponibles, para elegir los alimentos con mejor perfil nutricional se debe incentivar el consumo de alimentos frescos, un alto consumo de frutas y verduras evitando consumo de jugos, paquetes, procesados como enlatados, embutidos y congelados, ya que para su conservación tienen un alto contenido de sodio que puede afectar la salud del riñón.

  • Ofrecer los alimentos en porciones y texturas adecuadas para la edad del niño.

  • Evitar la adición de sal a las comidas.

  • No adicionar azúcar a las comidas en ningún momento de la vida ya que genera un estímulo dopaminérgico y de endorfinas en el cerebro que genera mayor gusto en los niños por los alimentos azucarados que pueden llevar a mayor adiposidad, sobrepeso y obesidad que a largo plazo aumentan en riesgo de sufrir enfermedad cardiovascular.

 

Este articulo fue realizado por la Dra. Lina Robayo, pediatra de la Clínica Shaio.