Recomendaciones para la salud cardiovascular de niños y niñas

Septiembre 11, 2019

El cuidado de la salud cardiovascular de los niños y niñas se empieza a determinar desde la programación metabólica que la madre realiza previo al embarazo, esto inicia con el seguimiento al índice de masa corporal (IMC) con el que inicia y gana durante la gestación, es decir que debe ser adecuado para no presentar sobrepeso o desnutrición. Complementar además ácido fólico, hierro y una alimentación rica en frutas y verduras ya que esto va ayudar al niño en el proceso de identificación de aquellos alimentos que luego al nacer le van o no a gustar.

Posteriormente, cuando el niño nace e inicia sus etapas de desarrollo y crecimiento se recomienda:

 

- Incentivar la lactancia materna, ya que esta es un factor protector para la obesidad en los menores y a largo plazo disminuye el riesgo cardiovascular.

- Desde los seis meses inicie la alimentación complementaria con del consumo de frutas y vegetales, esto ayudará a evitar que padezca de dislipidemia, que es el aumento de la concentración plasmática de colesterol y lípidos en la sangre.

- Como padres son el principal ejemplo a seguir, por esto la enseñanza de hábitos saludables es fundamental a lo largo de toda la vida, motive a los niños a realizar actividad física de moderada a intensa entre 20 a 30 minutos de 3 a 5 veces por semana.

- Los hábitos alimenticios deben reforzarse evitando alimentos procesados como paquetes, jugos, gaseosas o embutidos.

- Los horarios y la cantidad de horas para dormir en el caso de los recién nacidos está entre 18 a 20 horas al día y en los adolescentes entre 6 a 8 horas al día.

- No permita que niños menores de 3 años se expongan a ningún tipo de pantallas (celulares, televisión, tablets, etc), después cuide que sea solo de a 2 horas máximo.

- Disfrute de los días familiares con salidas a zonas verdes que permitan de manera controlada al menor la exposición al sol, esto para ayuda a la producción de vitamina D que es fundamental para el cuerpo.

 

Ayudemos a los más pequeños a crecer sanamente e incentivemos en ellos hábitos de autocuidado que los guíen para toda la vida.

 

Este articulo se desarrolló con la asesoría de la Dra. Lina Robayo, pediatra de la Clínica Shaio.