Recomendaciones para el cuidado auditivo

Agosto 28, 2019

El oído está compuesto por tres partes que permiten que podamos percibir las ondas sonoras que entran por el oído externo y siguen hasta el oído medio, donde hacen vibrar el tímpano. Las vibraciones se transmiten a través de tres huesos diminutos llamados osículos, de allí estas viajan hacia el oído interno, un órgano curvilíneo con forma de serpiente que transmite los impulsos nerviosos hasta el cerebro el cual los identifica como sonidos.

Una parte del oído interno también controla el equilibrio, es conocida como laberinto, se compone de tres canales semicirculares dispuestos de acuerdo con los tres planos del espacio y en ángulo recto. En cada canal fluye un líquido llamado la endolinfa,  que cuando la cabeza se mueve esta lo hace empujando a los cilios de las células que recubren el canal y transmiten el movimiento a las fibras nerviosas que llevan la señal al cerebro. Estos impulsos provocan cambios en la reacción de los músculos del cuello, tronco y extremidades.

A continuación unas recomendaciones para cuidar este importante órgano sensorial:

 

  • No abuse del uso de audífonos, si escucha música con auriculares module el volumen y si al retirarlos siente una especie de silbido, significa que los ha utilizado demasiado tiempo.

  • Use ambas orejas cuando esté atendiendo alguna llamada telefónica, si esta actividad dura mucho tiempo procure cambiar ocasionalmente de oreja para evitar cansar su audición.

  • Evite sumergirse muy profundo en el agua, de manera que no almacene agua en el oído y provoque otitis.

  • Exponer los oídos a sonidos intensos continuos puede causar daño o pérdida auditiva,en este caso se recomienda usar protectores auditivos como tapones. 
  • Tener especial cuidado con los niños para evitar que introduzcan objetos en el oído,igualmente evite el uso de copitos, ya que los oídos poseen un mecanismo de autolimpieza que elimina las partículas de cerumen que se forman en su interior.
  • Visite al otorrinolaringólogo por lo menos una vez al año, es importante identificar a tiempo si se está pasando por alguna pérdida grave de audición.