¿Qué son los dolores osteomusculares?

Febrero 19, 2020

Son aquellos que involucran la parte articular y muscular y se dan por desgaste o traumatismo. Se generan usualmente cuando estamos realizando alguna actividad o cambios de posición provocando estrés a la articulación y al músculo, como por ejemplo: arrancar de forma súbita o sentarse de forma brusca.

A medida que se genere mayor compromiso, el dolor va a persistir aún cuando el cuerpo esté quieto.

 

¿Cómo prevenir estas alteraciones osteomusculares?

Es fundamental llevar hábitos saludables como el ejercicio, este hace que la persona realice estiramiento muscular que a su vez disminuye la sintomatología del dolor, por lo que se recomienda realizar diariamente un ejercicio de mínimo 30 minutos como caminata y calentar antes y estirar después del ejercicio para ayudar a que el músculo se caliente y mejore la flexibilidad.

También es importante evitar movimientos bruscos o sobreestiramiento a los músculos; así como acompañar de una buena hidratación y consumir más frutas y verduras que tienen todas las vitaminas y minerales que el cuerpo necesita.

 

¿Qué hacer para el manejo del dolor osteomuscular?

Lo principal es hacer primero un diagnóstico, por lo que se recomienda acudir primero a su médico tratante para definir qué es exactamente lo que está pasando y determinar las rutinas de ejercicio adecuadas para cada caso.

Normalmente la alteración osteomuscular está relacionada con los hábitos de cada persona, el estilo de vida y su actividad laboral, por ejemplo si la labor es tejer y requiere constantemente el esfuerzo de las manos, entonces los dolores se van a localizar en esas articulaciones que se han desgastado por dicha actividad.

 

¿Qué relación tiene la higiene postural?

Cada movimiento que realizamos debe ser hecho de la manera correcta y teniendo en cuenta nuestras limitaciones. Las acciones que a diario hacemos deben ser hechas paso a paso para evitar traumas, por ejemplo: en las mañana al levantarse de la cama después de haber estado en reposo, primero debe girarse de medio lado, luego sacar las piernas, posteriormente sentarse con los pies fijos y finalmente pararse.

 

Debemos aprender a escuchar nuestro cuerpo”

 

Este artículo contó con la asesoría de Maura Campos, coordinadora de Fisioterapia del Centro de Prevención Cardiovascular de la Clínica Shaio.