Riesgos del embarazo cuando se padece hipertensión pulmonar

Noviembre 20, 2019

La hipertensión pulmonar es el término utilizado para describir un grupo de enfermedades crónicas que afectan a los pulmones y al corazón. Esta condición médica se caracteriza por el aumento de la presión en las arterias que llevan la sangre del corazón a los pulmones, provocando en el paciente síntomas como: falta de aire (disnea), cansancio (fatiga), mareos, tos seca, síncopes (pérdida de conocimiento) entre otros, que se hacen más evidentes con la realización de actividad física, al exigir mayor rendimiento al sistema respiratorio.

En el caso de las mujeres, se ha evidenciado que son la población que más se ve afectada con estas enfermedad, pero tanto en mujeres como en hombres las consecuencias son graves para su salud.

Para las mujeres con hipertensión pulmonar el deseo de un embarazo debe ser una decisión que se tome con suma precaución, médicamente no es un estado recomendable para ellas. Deben tener en cuenta las complicaciones a las que se verán expuestas ya que este proceso genera cambios fisiológicos en el sistema cardiovascular durante la gestación y en el postparto, por lo que se recomienda reducir la actividad física, evitar la hipoxemia (disminución anormal de la presión parcial de oxígeno en sangre arterial) y preferiblemente programar el parto por cesárea que es uno de los métodos más comunes para este tipo de pacientes.

Aunque concerte un tratamiento farmacológico con el médico tratante, es importante que previo a tomar esta decisión conozca el alto riesgo de mortalidad que existe tanto para la madre como para el feto.

Así como llevar una responsable adherencia al tratamiento farmacológico para la Hipertensión Pulmonar, control estricto con un obstetra especialista en alto riesgo y su cardiólogo o neumólogo tratante.

Este artículo contó con la asesoria del Dr. Javier Ramírez Grisales, cardiólogo de la Clínica Shaio.