Seguridad del Paciente

Cuide su propia salud, practicando el autocuidado y siguiendo las recomendaciones del equipo asistencial.

Proporcione información completa, veraz y oportuna de sus condiciones de salud, especialmente sobre sus alergias.

Firme el consentimiento informado, cuando se requiera, previa explicación a satisfacción por parte del médico.

Cumpla con las indicaciones de aislamiento o control de infecciones dadas por el equipo de salud.

Cumpla con las indicaciones para la seguridad del paciente.

La compañía permanente se autoriza para el paciente que por su edad, diagnóstico o condición clínica lo amerite.

Use el timbre cuantas veces sea necesario, si requiere de la atención del personal de enfermería.

Pida a su familiar o acompañante lavarse las manos al llegar y después de apoyar en cualquier  situación de cuidado básico como movilización, baño o aseo del paciente.

Exija al personal médico y asistencial el uso de alcohol glicerinado.

Le recordamos que es absolutamente necesario lavarse las manos luego de usar el baño, el riesgo de adquirir infecciones aumenta en ese momento.

No deje alimentos, ni bebidas dentro de la mesa de noche.

No descuide sus objetos de valor dentro de la habitación.

Solicite información cuando tenga dudas o preocupaciones o pídale a un amigo o familiar que le ayude a preguntar y a entender las respuestas.

Informe a los médicos todas las medicinas que toma, incluso las de venta sin fórmula médica, los suplementos dietéticos y productos naturales, así como todas las alergias o reacciones que haya presentado en algún procedimiento.

Tenga presente que no se permite el lavado de ropa dentro de las habitaciones, esta debe ser traída limpia desde la casa y cambiarse con la frecuencia necesaria.

Asegúrese de haber entendido lo que ocurrirá en caso de que necesite algún procedimiento o cirugía.