Querer y cuidar el corazón desde la infancia

Jueves, Septiembre 20, 2018
El 29 de septiembre se celebra el Día Mundial del Corazón

El 29 de septiembre se celebra el Día Mundial del Corazón,  en Colombia esta celebración nos coincide con el mes en que celebramos el  amor y la amistad, sentimientos por los que nuestro corazón palpita con fuerza, sin embargo para que pueda seguir haciéndolo es importante cuidarlo y protegerlo desde la infancia.

Según el Informe de Salud de las Américas, en nuestro país la principal causa de muerte es la enfermedad cardiovascular con un 31% de defunciones anuales, correspondiente a un 15% más que la mortalidad por cualquier tipo de cáncer. 

A pesar de lo anterior, la expectativa de vida entre el año 1990 y el 2015  en hombres y mujeres ha aumentado cuando se presenta un evento cardíaco debido a que han mejorado significativamente los tratamientos,  tanto en medicamentos como en tecnología,  ayudando a tener una sobrevida mayor. 

Es decir que la tasa de mortalidad podría ser mayor de no contar con las mejoras que la ciencia y la tecnología han desarrollado para la atención de este tipo de enfermedades; por lo que es preocupante  ver  que en nuestro país la prevención no se está realizando de manera adecuada, pues casi siempre los pacientes  llegan al estado de conciencia de su salud después de un episodio cardíaco de riesgo letal.

Para reducir los índices de estas enfermedades es necesario inculcar en las personas  desde edades tempranas  lo que hoy en día se  llama la prevención primordial, la cual  va dirigida a la población más joven y busca enfocarse en un cambio de mentalidad que permita aprender sobre hábitos saludables de vida y comportamientos de prevención de los factores de riesgo modificables como la hipertensión arterial, el colesterol elevado, el tabaquismo, la diabetes o estados de hiperglicemia, prediabetes y obesidad; así como  realizar actividad física, comer de manera balanceada y consumir controladamente sal y carbohidratos,  lo que contribuirá a reducir la aparición de enfermedades cardiovasculares en la edad adulta.

Este inicio de la prevención en los primero años ha sido el resultado de ver que a pesar de las campañas de prevención primaria que  se han impartido a las personas entre los 25 a 50 años, no han sido suficientes para poder modificar los malos hábitos, pues es en las edades tempranas en las que se aprenden estos hábitos que resultan con el tiempo muy difíciles de cambiar. 

Según la Encuesta Nacional de Situación Nutricional del país (ENSIN)

- Los menores entre los 5 y 12 años de edad pasan tiempo excesivo frente a pantallas en actividades sedentarias como ver televisión o jugar videojuegos, lo que se ha evidenciado en el incremento al  24,4% de la población infantil con exceso de peso.   

- 1 de cada 5 adolescentes entre los 13 y 17 años de edad presenta exceso de peso (17,9%).

- 1 de cada 3 jóvenes y adultos tiene sobrepeso (37,7%), mientras que 1 de cada 5 es obeso (18.7%).

El exceso de peso está  relacionado con el estilo de vida y puede desencadenar en el futuro en enfermedades cardiovasculares, por ello  es importante motivar la prevención desde la infancia a través del conocimiento y el ejemplo desde el hogar de  hábitos de vida saludable  en familia como:

• Incluyan en la alimentación  al menos 5 porciones diarias de verduras y frutas, pueden llevar para picar al colegio o al trabajo frutas.

• Eviten consumir gaseosas, prueben otras alternativas como jugos de frutas no azucarados, agua o leche descremada. 
• Asegúrense de no consumir sal en exceso, sobre todo por medio de comidas procesadas.

 Planifiquen más actividades familiares al aire libre, programen 30 minutos de actividad física todos los días para construir un esquema regular diario. Si viven en un edificio usen las escaleras más frecuentemente que los ascensores, por lo menos por algunos pisos y, si es posible motiven ir a sus actividades    diarias caminando o en bicicleta.

• Hagan que su casa sea un ambiente libre de humo de tabaco y promueva que los miembros de su familia no fumen ni respiren humo de tabaco en otros lugares.

• Como miembro de la familia, sea usted el primero en dar el ejemplo: coma sanamente, tenga una actividad física regular y no fume. 

• Si piensa que usted o alguien de su familia tiene riesgo de contraer una enfermedad cardíaca, consulte a su médico.

 

Dar amor es también cuidar y enseñar con el buen ejemplo.

 

Otros