Donación de órganos y tejidos, una decisión al final de la vida

Octubre 07, 2020

Según las cifras emitidas por el Instituto Nacional de Salud, Colombia tiene en la actualidad más de 3000 personas en lista de espera. La Red de Donación y Trasplantes, es la encargada de coordinar todos los procesos médicos, operativos y logísticos para que las personas que deseen donar puedan hacerlo y las personas que están en lista de espera, accedan a los trasplantes de manera transparente, con equidad y oportunidad.

El proceso de donación y trasplantes desafortunadamente está rodeado de mitos que entorpecen la transparencia del proceso y limitan la posibilidad de la donación, lo que repercute directamente en la posibilidad de obtener órganos y tejidos para los pacientes que están a la espera de un trasplante.

De manera que es importante aclarar algunas inquietudes en la sociedad para que las personas conozcan la verdad de este complejo proceso. Mitos como, por ejemplo:

 

  • “Los ricos y los famosos tienen prioridad en la lista de espera de trasplantes mientras que las personas 'normales' tienen que esperar más tiempo.”

Falso. La lista de espera no distingue estratos socio económicos.  La asignación de los órganos está dada por criterios médicos y de compatibilidad genética y es realizada por el INS para garantizar su transparencia.

 

Recordemos que por cada donante hay 22 personas en lista de espera y que para que el proceso de donación se pueda realizar, se deben evaluar condiciones como:  la causa de muerte del donante y antecedentes. Una vez, se hace una revisión minuciosa del potencial donante, se requiere el diagnóstico de muerte encefálica para la donación de órganos y/o la declaración de parada cardiaca irreversible para la donación de tejidos.  Una vez declarada la muerte encefálica o la parada cardiaca del paciente, y verificando con el INS en el Registro Nacional de Donantes, la NO oposición a la donación, se podrá iniciar el proceso y se llevará a cabo la evaluación y la extracción de los órganos o tejidos que puedan ser viables, según los estudios realizados

En lo corrido del 2020 y a pesar de la emergencia mundial por COVID-19, el Instituto Nacional de Salud ha presentado un informe que da cuenta de los múltiples esfuerzos que las entidades de salud han hecho para continuar estos procesos de trasplante, cumpliendo con los más estrictos protocolos de seguridad para minimizar el riesgo de contagios. Sin embargo, como era de esperarse, el número de donantes y trasplantes disminuyeron significativamente, obteniéndose una reducción de un 47% respecto al año 2019. 

 

¿Qué órganos y tejidos se pueden donar?

En nuestro país se pueden donar los siguientes órganos: corazón, pulmones, hígado, riñones, intestino y páncreas. En cuanto a los tejidos, se pueden donar: córneas, piel, huesos, médula ósea, vasos sanguíneos, válvulas cardíacas, cartílagos, tendones, esclera y membrana amniótica.

Todos estos órganos y tejidos son para uso terapéutico, es decir para trasplantes, los cuales se realizan en Instituciones de Salud habilitadas, las cuales son instituciones de alta complejidad y que deben cumplir la normatividad vigente.

La invitación es, que cuando hablemos de donación y trasplantes, nos informamos a través de las fuentes autorizadas como el Instituto Nacional de Salud, o con las Secretarias de Salud respectivas, para tomar la decisión de forma voluntaria, consiente e informada y dejar en conocimiento de nuestra familia la decisión de donar.

Donar órganos y tejidos debe hacer parte de nuestra decisión al final de la vida y debe ser respetado como un gesto propio, voluntario y altruista de amor por el otro, esto es considerado un acto de inmenso valor social. La decisión de donar, brindará una segunda oportunidad a personas que sufren enfermedades crónicas y terminales y permitirá que estos pacientes y sus familias, puedan tener una segunda oportunidad.

 

Este artículo contó con la asesoría de la Dra. Liz Niño, Coord. de Donación de Órganos y Tejidos de la Clínica Shaio.