Hipertensión y enfermedad renal

Mayo 20, 2021

La presión arterial alta o hipertensión es la segunda causa más frecuente de falla renal. Esta puede ser tanto una causa como un síntoma de la enfermedad renal, cuando la hipertensión daña sus riñones, estos no funcionan adecuadamente y precisamente una de sus funciones es ayudar a su cuerpo a regular su presión arterial.

¿La hipertensión puede causar enfermedad renal?

Los pacientes con hipertensión arterial de larga duración pueden comprometer varios órganos como el corazón, la retina y a nivel de los riñones causar daños en los vasos sanguíneos con engrosamiento de los mismos, lo que disminuye el flujo de sangre haciendo que se vaya perdiendo su función y se pueda además presentar la pérdida de proteínas en la orina.

¿Cuáles son los síntomas de alerta?

Los síntomas de la enfermedad renal aparecen de manera tardía, pero entre ellos pueden estar: la inflamación de cara o extremidades inferiores, fatiga, náuseas, disminución de la cantidad de orina y del apetito.

¿Cuáles son las recomendaciones para el manejo de la enfermedad renal en ese caso?

Para el manejo de la enfermedad renal se requiere adecuado control de la presión arterial, al igual que de las otras enfermedades que sufra el paciente como la diabetes, abandonar el tabaquismo, hacer actividad física, no tomar antiinflamatorios para el dolor, disminuir el consumo de sal y de proteínas.

Y sino se atiende a tiempo ¿cuáles podrían ser las repercusiones para la salud del paciente?

Las repercusiones para el paciente si no se controla la enfermedad renal son las complicaciones cardiovasculares, anemia, alteraciones de los electrolitos y el deterioro progresivo de la función de los riñones, que puede terminar en diálisis.

 

¡Prevenir es posible! Lleve el control de su presión arterial mínimo 3 veces por semana usando un tensiómetro manual o automático que esté correctamente calibrado y siga estas recomendaciones:

  • Hágalo en un lugar tranquilo y libre de ruidos.

  • Si previamente realizó alguna actividad física, guarde reposo un momento.

  • Debe estar siempre sentado y apoyando el brazo a la altura del corazón.

  • Tener la vejiga vacía.

  • No hable durante la toma.

  • Apoye la espalda.

  • Use el tamaño de manguito adecuado y colóquelo alrededor del brazo sin ropa.

  • Apoye los pies y no cruce las piernas.

 

En la Fundación Clínica Shaio contamos con los servicios de Nefrología y Cardiología para que se realice una oportuna intervención y manejo de la hipertensión y enfermedad renal, de la mano de los mejores especialistas.

Este artículo contó con la asesoría de la Dra. Gloria Guarín, nefróloga de la Clínica Shaio.