Trastornos del sueño y repercusiones en la salud cardiovascular

Marzo 18, 2021

El sueño es un estado de la conciencia fisiológico que es reversible a diferencia de otros estados como por ejemplo: el coma, en este se da una desconexión con el medio externo a nivel temporal y espacial, aumentando así el umbral a los estímulos externos, es decir que nos es más difícil despertar o estar alerta ante una señal de sonido, un olor o un estimulo táctil.

¿Qué pasa cuando nos dormimos bien?

Las primeras consecuencias son los cambios en el estado de ánimo, como son irritabilidad, dolor de cabeza, falta de atención lo que puede provocar por ejemplo: cometer errores en la realización de sus funciones en el trabajo.

Cuando la perdida de sueño es crónica, es decir que se da por varias semanas o meses, hay un aumento del riesgo cardiovascular ya que hay estímulos del sistema nervioso autónomo que aumentan la producción de cortisol y epinefrinas, generando la aparición de hipertensión arterial, diabetes, sobrepeso, entre otras enfermedades. Además a largo plazo puede darse también un deterioro cognitivo porque al disminuir el tiempo de sueño profundo o cortar las etapas de sueño no hay una limpieza adecuada de sustancias tóxicas en el cerebro, que se acumulan durante el día, llevando así a la probable aparición de enfermedades neurodegenerativas como la enfermedad de alzheimer.

Cualquier enfermedad que reduzca el tiempo de sueño o que fraccione el sueño y altere el ritmo biológico natural, aumenta el riesgo cardiovascular y el deterioro cognitivo. A continuación los trastornos más comunes:

  • Insomnio: es la dificultad para iniciar o mantener el sueño y despertar temprano, provocando entre otros fatiga, irritabilidad y somnolencia diurna.

  • Somnolencia excesiva: son las personas que a pesar de dormir bien se quedan dormidas durante el día en situaciones que no son las propicias, esto sucede normalmente en el caso de pacientes con enfermedades que fraccionan el sueño como es el Síndrome de Apnea Obstructiva del Sueño, que se caracteriza por los fuertes y constantes ronquidos, tienen pausas respiratorias durante la noche que se dan con despertares frecuentes, ganas de ir al baño, amanecen con la boca reseca y con sensación de somnolencia. Esta es una enfermedad aumenta significativamente el riesgo de enfermedad coronaria y cerebrovascular.

  • Movimientos o conductas anormales durante el sueño: el más frecuente es el Síndrome de Piernas Inquietas en el cual la persona tiene una sensación de molestia en las piernas, que hace que se tengan que mover para mejorar el síntoma y este empeora durante la noche cuando están en posición de reposo, de manera que no le permite dormir bien y fracciona el sueño. Es una enfermedad muy frecuente en la población en general.

Recomendaciones para pacientes con antecedentes de enfermedad cardiovascular

Muchos de los pacientes que padecen enfermedad coronaria y que han tenido eventos como infarto, tiene trastornos durante el sueño también aquellos que son sometidos a cirugías cardiovasculares pasan por estados de mucha depresión, situaciones que afectan la continuidad del sueño. La recomendación más importante es que las personas mantengan sus horarios de sueño y vigilia regulares, incluso los fines de semana.

Mantenerse activos durante el día, realizar actividad física en la mañana y exponerse de forma moderada a la luz solar ya que está contribuye al mejor funcionamiento del reloj biológico y la producción adecuada de melatonina durante la noche.

Usar la cama y habitación solamente para dormir o las relaciones sexuales, evitando la exposición a pantallas (TV, celular, computador, tablet, etc) estos dispositivos con luz afectan la producción de melatonina.

 

Si tiene dudas sobre sus hábitos de sueño o posibles trastornos que este presentando, consulte con nuestro Laboratorio del Sueño, agende su cita aquí.

 

Este artículo contó con la asesoría de la Dra. Karem Parejo, neuróloga y directora del Laboratorio del Sueño de la Clínica del Sueño.