Valvulopatías: qué son y cómo tratarlas

Julio 01, 2021

Las cuatro válvulas del corazón (tricúspide, pulmonar, mitral y aórtica) permiten el paso de la sangre de una cavidad a otra y evitan que esta retroceda. La válvula tricúspide comunica la aurícula derecha con el ventrículo derecho, la válvula pulmonar comunica el ventrículo derecho con la arteria pulmonar, la válvula mitral comunica la aurícula izquierda con el ventrículo izquierdo y la válvula aórtica comunica el ventrículo izquierdo con la aorta. Las valvulopatías son enfermedades que pueden afectar una o varias válvulas del corazón, impidiendo su adecuada apertura o cierre.

Tipos de valvulopatías

  • Insuficiencia valvular: es cuando la válvula no cierra correctamente, provocando que la sangre regrese de forma inadecuada a la cámara que se encuentra antes de la válvula. El paciente puede presentar síntomas como fatiga, disminución de la capacidad para hacer esfuerzo o ejercicio, inflamación de las piernas y en casos más graves fatiga en reposo.

  • Estenosis valvular: es cuando la válvula no abre correctamente, esto dificulta el flujo de salida de la sangre. El paciente puede presentar síntomas como mareo o desmayo, dolor en el pecho, falta de aire y fatiga con el esfuerzo físico.

Las valvulopatías pueden ser congénitas o adquiridas por infecciones, traumatismos y degeneración valvular asociada al envejecimiento. Todas las valvulopatías, según el grado de severidad, pueden llevar a un mal funcionamiento del corazón produciendo los síntomas mencionados previamente y en algunos casos disminuir la expectativa de vida de los pacientes.

Diagnóstico y tratamiento de las valvulopatías

La enfermedad valvular se diagnostica con la evaluación médica del paciente. Como ayuda diagnóstica el examen más adecuado es el ecocardiograma, que muestra estructuralmente el corazón y las cuatro válvulas, así como el movimiento del mismo y el estado de su función; esta evaluación permite determinar qué tipo de lesión tiene (insuficiencia o estenosis), cuál es la válvula dañada y si el grado es leve, moderado o severo. Con los resultados obtenidos se definirán los exámenes complementarios que se requieran, estos pueden ser cateterismo cardíaco, TAC, resonancia magnética nuclear, entre otros, según la condición del paciente.

Una vez se conoce el estadio de la enfermedad de acuerdo a la válvula enferma, el cardiólogo que revisa el caso debe estar apoyado por un equipo multidisciplinario conformado por expertos cardiovasculares en imágenes, cardiólogos de falla cardíaca, expertos en cirugía cardiovascular y expertos en intervencionismo percutáneo, con el fin de determinar, para la situación de cada paciente, si el tratamiento debe ser a través de un procedimiento percutáneo, cirugía para reconstruir la válvula o sustituirla, o mediante seguimiento médico sin necesidad de intervención.

Experiencia en la Fundación Clínica Shaio

En nuestra institución, contamos con un equipo multidisciplinario con amplia experiencia en el manejo médico, tratamiento percutáneo o tratamiento quirúrgico de las patologías valvulares siempre disponible para brindar a los pacientes una revisión personalizada de su caso y determinar la estrategia más óptima para cada paciente de acuerdo con su patología.

 

Para más información vea:

https://www.shaio.org/cardiologia-intervencionista-y-hemodinamia

https://www.shaio.org/cirugia-cardiovascular-y-trasplante

 

Este artículo contó con la asesoría del Dr. Edgar Hurtado, cardiólogo intervencionista, y Dr. Hugo Alvarado, cardiólogo intervencionista.