¿Lactancia materna o leche de fórmula?

Agosto 05, 2021

La lactancia materna es el mejor alimento que puede recibir el bebé al nacer, porque contiene todos los nutrientes requeridos para un crecimiento y desarrollo saludables. Así lo indican la OMS y UNICEF, que recomiendan lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses de vida.

Aunque la lactancia materna es la opción más aconsejable, hay factores como problemas de lactancia o condiciones de salud de la madre que pueden influir en optar por una alimentación a base de fórmula. En cualquiera de los casos, es importante que la madre conozca todos los aspectos respecto a la leche materna y la leche de fórmula para tomar una decisión informada al momento de escoger qué tipo de alimentación dar a su bebé. Para ello, la Dra Lina Robayo, pediatra y consejera en lactancia materna de la Clínica Shaio, responde preguntas clave que pueden orientar esta decisión.

¿Cuáles son los beneficios de la lactancia materna?

Tiene muchos beneficios, tanto para el bebé como para la madre:

Para el lactante

  • Adecuada ganancia de peso.

  • Reduce el síndrome de muerte súbita del lactante.

  • Disminuye el riesgo de obesidad (asociada a alimentación con fórmula).

  • Menor riesgo de crisis de asma.

  • Disminuye enfermedad celiaca.

  • Menor riesgo de diabetes tipo 1.

  • Disminuye infecciones respiratorias como otitis o bronquiolitis.

  • Menor riesgo de enfermedad diarreica aguda.

  • Mejor desarrollo intelectual.

A largo plazo, se traduce en niños con menos enfermedad renal crónica, menos hipertensión arterial y dislipidemia.

Para la madre

  • La madre produce oxitocina, esto disminuye la hemorragia posparto.

  • Reduce el riesgo de cáncer de ovario y mama.

  • Ayuda a perder peso tras el parto.

  • Es una experiencia única y placentera.

  • Mejora el ánimo y autoestima.

  • Menor depresión posparto.

  • Ahorro económico.

¿La leche de fórmula puede ser riesgosa o desfavorable para el bebé?

Cuando la madre tiene inconvenientes con la lactancia, puede decidir alimentar al bebé con leche de fórmula y aunque el lactante no se enfermará gravemente, sí es importante conocer todos los beneficios que tiene la leche materna en comparación con la leche de fórmula. Estas son algunas de las condiciones desfavorables que se han identificado en esta alimentación:

  • Mayor riesgo de obesidad a largo plazo.

  • Aumenta el riesgo de asma.

  • Mayor riesgo de enfermedades respiratorias.

  • Más frecuencia de caries.

  • Puede producir gases o estreñimiento al ser menos digerible.

  • Aumenta el riesgo de enfermedad cardiovascular.

¿Se puede combinar la lactancia materna con leche de fórmula?

Dependiendo de algunas condiciones como producción de leche insuficiente que generalmente se relaciona con mala técnica de amamantamiento o problemas con la lactancia, la madre puede apoyarse usando leche de fórmula adecuada para lactantes, esto se conoce como alimentación mixta, en la cual el bebé recibe leche materna y es complementada con leche de fórmula. Sin embargo, la leche materna siempre debe ser la primera que se debe ofrecer al bebé.

Es importante que las mamás estén asesoradas antes, durante y después del parto por un profesional en lactancia materna, de modo que pueda evaluarse la técnica de lactancia para que esta se mejore y optimice, evitando la caída de la producción de leche y que el bebé se acostumbre a tomar más leche de fórmula que leche materna.

¿En qué situaciones la madre no puede lactar y debe acudir a la leche de fórmula?

Aunque son pocas e infrecuentes, existen ciertas contraindicaciones de la lactancia materna asociadas a determinadas condiciones de la madre y el lactante. Algunas de estas son enfermedades congénitas como fenilcetonuria, enfermedad de jarabe de arce y galactosemia, si la madre es VIH positivo, si está en tratamiento de quimioterapia, si tiene abscesos mamarios del seno afectado o tuberculosis activa en tratamiento. 

¿Cómo garantizar una lactancia exitosa?

Se debe iniciar la lactancia materna en la primera hora, está demostrado que comenzar la lactancia durante este período permite más adherencia tanto de la madre como del bebé. También se recomienda revisar la técnica de lactancia: probar diferentes posturas, signos de buen agarre y signos de adecuada succión; sumado ello, la mamá debe confiar en su cuerpo y su capacidad de lactar, pues las emociones tienen mucho que ver con la producción de hormonas que favorecen la producción de leche materna.

Un aspecto clave es el acompañamiento durante la lactancia tanto de un profesional capacitado como de su pareja, que puede apoyarla en el proceso de extracción de leche o de alimentación del bebé con jeringas, copitas o cucharas, lo cual le permitirá a la madre un adecuado descanso y el apoyo emocional necesario para evitar una crisis de lactancia.

Independiente del tipo de alimentación que la madre considere más adecuada para su hijo o de los impedimentos de algunas mujeres para ofrecer lactancia materna exclusiva, el amor y el cuidado son los regalos más valiosos que una madre puede brindarle a su hijo.

 

Para más información vea:

https://www.shaio.org/alimentacion-saludable-ninez

https://www.shaio.org/alimentacioncomplementaria

https://www.shaio.org/cuidadocardiovascularni%C3%B1os