Importancia de la alimentación saludable en la niñez

Junio 10, 2021

El principal factor que contribuye al normal crecimiento y desarrollo del niño es la alimentación. Por ello, es clave enseñarle a llevar una dieta equilibrada y variada que contenga todos los nutrientes necesarios para el buen funcionamiento de su organismo y prevenir la aparición de enfermedades como cardiopatía isquémica, hipercolesterolemia, diabetes, obesidad, entre otras.

Estas enfermedades en la mayoría de los casos suelen ser detectadas en la edad adulta, pero se desarrollan en la niñez. Por esta razón, se recomienda, desde la primera infancia, educar en hábitos alimentarios saludables para que se mantengan a lo largo de la vida.

A continuación nuestra especialista en pediatría, lactancia materna y obesidad la Dra. Lina Robayo, nos comparte unas recomendaciones para una alimentación saludable en la niñez:

1. Recordar que la leche materna es el mejor alimento para un crecimiento adecuado y para prevenir enfermedades crónicas como la obesidad, dislipidemia, diabetes y enfermedad cardiovascular.
2. Ofrecer alimentos en el momento oportuno: 6 meses en niños alimentados con lactancia materna exclusiva; 4 meses en los que reciben fórmula pero que adicionalmente tienen señales clínicas y de neuro desarrollo adecuado que nos indican que están listos para su inicio.
3. Los buenos hábitos nutricionales se aprenden en la niñez y muchos son por imitación de los hábitos de los padres (comer vegetales, comer fruta , tomar agua), por eso el ejemplo en casa es importante.
4. Tomar agua se debe iniciar después de los 6 meses de vida y es la mejor bebida para acompañar los alimentos; los jugos son hipercalóricos y tienen menos fibra. Siempre ofrezca la fruta entera en trozos.
5. Entre frutas y verduras completar 5 porciones al día, recuerde que son fuente de las vitaminas y micronutrientes necesarios para el crecimiento y buen funcionamiento del sistema inmune.
6. La duración de la comida no debe ser larga porque favorece la inapetencia, ni corta porque no genera saciedad; la duración de las comidas principales debe ser de 20 a 30 minutos y las meriendas de 10 a 15 minutos.
7. El tamaño de las raciones debe ser acorde con la edad y las necesidades especiales.
8. Recuerde que los alimentos se disfrutan con los 5 sentidos, por lo tanto deben ser visualmente atractivos, no usar distractores (como juguetes en la mesa, ni pantallas antes de los 2 años de vida), tener una textura adecuada según la edad, neurodesarrollo y presencia de movimientos masticatorios que ayuden a triturar el alimento.
9. Comparta al menos una comida al día con toda la familia; la alimentación tiene como objeto nutrir, pero también genera interacciones familiares, sociales, culturales y religiosas.
10. No adicione ningún tipo de azúcar a los alimentos de su hijo antes de los 2 años y limite su consumo por encima de esta edad, ya que libera dopamina y endorfinas que favorecen el gusto por el azúcar.

 

A todos estos pasos sume las horas sueño adecuadas que requiere según la edad, más 10 a 20 minutos de sol al día, mucha actividad física en la que incluya baile, juego, práctica de algún deporte y finalmente una dieta muy variada que favorezca una nutrición completa y equilibrada.

Para más información vea:

 

Este artículo contó con la asesoría de la Dr. Lina Robayo, pediatra de la Clínica Shaio, especialista en Lactancia Materna y candidata a magíster en Nutrición y Obesidad.