Hablemos del trasplante cardíaco

Octubre 01, 2020

El trasplante es uno de los avances médicos más importantes, y para muchos pacientes la única esperanza de vida que se les puede ofrecer después de agotar otros tratamientos.

En el caso del trasplante cardíaco, es para algunos pacientes la opción para mejorar el estadío de su insuficiencia y falla cardíaca que se produce por: debilitamiento del músculo cardíaco (miocardiopatía), enfermedad de las arterias coronarias y las válvulas cardíacas, ritmos cardíacos anormales recurrentes y peligrosos (arritmias ventriculares) o un defecto cardíaco congénito.

Es entonces cuando se busca el corazón idóneo para cada paciente mediante la donación de órganos, en este proceso se tienen en cuenta varias condiciones que buscan garantizar que el corazón a trasplantar se encuentre en óptimas condiciones y sea compatible con el receptor, de manera que se minimice la probabilidad de que su cuerpo lo vaya a rechazar y posterior al trasplante evitar la aparición de infecciones.

Rechazo del trasplante cardíaco

El rechazo puede ocurrir en cualquier momento, pero el primer año después del trasplante es el más crítico, por eso el equipo médico vigilará mediante citas de control y exámenes periódicos el estado de la función cardíaca y su respuesta al resto del organismo.

Es importante aclarar que los cuidados permanentes que debe llevar el paciente el resto de la vida son fundamentales para prevenir la aparición de otras enfermedades u infecciones, por ejemplo: cuidar su peso, alimentación, la toma correcta de los medicamentos indicados, el cuidado de la piel y la vista, y sobre todo de no llevar hábitos perjudiciales como el consumo de alcohol o cigarrillo.

 

La vida después del trasplante cardíaco

Lo anterior se complementa con un plan de rehabilitación cardíaca, que es el programa encargado de guiar al paciente trasplantado en la adherencia a la actividad física controlada y que ayudará a ese corazón a recuperarse exitosamente incorporándose en su nuevo estilo de vida con la educación necesaria para llevar una mejor calidad de vida.

Como resultado del trasplante cardíaco se espera que el paciente disfrute de bienestar, retome sus actividades laborales o de estudio, pueda dedicarse a sus pasatiempos, a su familia, y practique deporte según las recomendaciones de su médico tratante. En el caso de las mujeres, ellas pueden planear su embarazo teniendo en cuenta las indicaciones de su médico con respecto al tiempo prudente para hacerlo, y a los cambios que tendría la medicación y sus controles.

Conozca más de nuestro servicio de Trasplante de Corazón y Falla Cardíaca.