Ataque cerebrovascular: cada minuto cuenta

Abril 14, 2021

El ataque cerebrovascular (ACV) es la consecuencia de la obstrucción de una arteria, es decir que no llega la circulación a determinadas áreas del cerebro y este se ve seriamente afectado, esto también es denominado trombosis cerebral y en el caso en que se presenta hemorragia es porque la arteria se rompe, generalmente como consecuencia de hipertensión arterial no controlada.

  • En Colombia el ACV puede afectar a 100,000 personas por año, es la primera causa de discapacidad mayor y una de las principales causas de mortalidad traumática.

 

¿Cómo se puede prevenir el ataque cerebrovascular (ACV)?

Existen factores que no son modificables como son la edad, el sexo y la raza, particularmente los pacientes afroamericanos y afrocaribeños, por tener cifras de tensión arterial más elevadas tienen especial riesgo para tener enfermedad vascular cerebral.

Entre los factores que son modificables está la hipertensión arterial, este es el principal enemigo del cerebro por su daño crónico latente y porque los incrementos agudos de la tensión pueden ocasionar derrames cerebrales o ataques vasculares hemorrágicos.

El tabaquismo, fumar aumenta el riesgo de padecer enfermedad vascular y coronaria; el sobrepeso y los malos hábitos nutricionales como el sedentarismo, contribuyen a la aparición del ataque cerebrovascular. Las enfermedades cardíacas pueden afectar el cerebro si se producen arritmias cardíacas, específicamente la fibrilación auricular ya que esta puede aumentar hasta 5 veces el riesgo de tener un ataque cerebrovascular, para el caso de los pacientes que las padecen el cardiólogo o neurólogo a cargo puede tratar con anticoagulantes.

Otros factores de riesgo vascular son la diabetes y el alcoholismo, los pacientes con una ingesta aumentada de alcohol de más de 2 tragos diarios, tienen mayor riesgo de padecer ACV hemorrágico o isquémico.

  • Un factor clave es que aún cuando se controle la hipertensión arterial o la diabetes, si la tensión persiste igual de alta es importante revisar si se está cumpliendo el objetivo del tratamiento farmacológico.

 

¿Cómo ha modificado la pandemia por Covid-19 la atención del ataque cerebrovascular?

El año pasado disminuyeron significativamente las consultas por accidente cerebrovascular a raíz del temor de los pacientes por ingresar a los servicios de Urgencias, esto sacrificó la posibilidad terapéutica de muchos que no consultaron a tiempo. En la Clínica Shaio contamos con una ruta de atención segura para pacientes que tienen Covid-19 y además presentan un ACV, el contagio del virus ocasiona en algunos pacientes el aumento en la inflamación cerebral y con esto facilitar una posible trombosis, esto porque el virus provoca el riesgo de formación excesiva o inadecuada de coágulos de sangre (hipercoagulabilidad).

Es importante que apenas se identifican los síntomas de un ACV, asista al servicio de Urgencias de un centro especializado o llame inmediatamente a la línea de emergencias, para ser atendido de forma oportuna y evitar secuelas permanentes o el fallecimiento del paciente.

 

¿Cuáles son las secuelas más graves de un accidente cerebrovascular?

El ACV atenta de manera importante la autonomía del paciente, el valerse por sí mismo, empezando por el lenguaje (también conocido como afasia), recordemos que somos seres capaces de entender y comunicarnos fluidamente gracias al lenguaje que es la función neuropsicológica más importante que hay y está representada en áreas muy pequeñas del cerebro que son muy vulnerables ante esta enfermedad.

Se puede afectar también la capacidad motora, ya que el paciente presenta parálisis en un costado del cuerpo, por ejemplo: la parte derecha, donde tiene la dominancia de su mano, esto provoca una discapacidad funcional permanente.

En general son secuelas irreversibles, y aunque se realice rehabilitación funcional no siempre son exitosas, de manera que marginan de forma severa al paciente de aspectos como lo social, familiar e incluso laboral, lo que hace del accidente cerebrovascular un problema de salud pública que afecta con mayor frecuencia a la población mayor.

  • El equipo médico cuenta con un rango de 4,5 horas para atender de forma oportuna el accidente cerebrovascular, sin embargo, si ha pasado más tiempo, igual es clave que el paciente vaya al servicio de Urgencias más cercano.

 

Este artículo contó con la asesoría del Dr. Javier Torres Zafra, neurológo de la Clínica Shaio.